Unidad Educativa "San Felipe Neri" - Portal Administrativo-Educativo Unidad Educativa "San Felipe Neri" - Portal Educativo

 

   
::Orígenes
::P. Emilio Moscoso, S.J.
::San Felipe Neri
::Capilla del Colegio
::La Madre Dolorosa
::La Basílica
::Fechas Importantes

San Felipe Neri



San Felipe Neri era un sacerdote y místico italiano, también llamado el Apóstol de Roma, fundador de la congregación del Oratorio. Filippo Romolo de Neri nació el 21 de julio de 1515. En 1533 abandonó su casa en Florencia y se trasladó a Roma donde estudió y enseñó teología y filosofía. Llevó a cabo muchas obras de caridad, incluyendo la venta de sus libros para darles el dinero a los pobres y cuidar enfermos. En 1548, Felipe y su confesor fundaron la Confraternidad de la Santísima Trinidad, una comunidad de seglares dedicada a ayudar a peregrinos, enfermos y pobres.

Después de ordenarse sacerdote en 1551 ingresó en la comunidad eclesiástica de San Girolamo en Roma. Sus oficios informales con himnos y oraciones en lengua vernácula se hicieron tan populares que se construyó un recinto especial -el oratorio- en la nave de la iglesia para acomodar a los cada vez más numerosos asistentes. El oratorio se convirtió en el centro de sus actividades, que incluían programas de música religiosa, de ahí el término oratorio.

De 1564 a 1575 fue rector de la iglesia de San Giovanni, donde fundó un nuevo oratorio del que surgió la congregación del Oratorio, aprobada por el Papa Pablo V en 1612. El Papa Gregorio XV lo canonizó en 1622 y su festividad se celebra el 26 de mayo.

El Oratorio de San Felipe Neri



La amable figura del Santo de la alegría sigue manteniendo intacto, también en nuestros días, aquel encanto irresistible que ejercía en cuantos se le acercaban para ser guiados en el conocimiento y experiencias aprendidas en las auténticas fuentes de la alegría cristiana.

Puede decirse, por esta razón, que no fue él quien adoptara a Roma, sino más bien Roma quien le eligió y adoptó a él. Llegó joven a esta ciudad y luego, durante más de sesenta años, vivió continuamente en ella, en un momento en el que a vicios pasados, le sucedía una generación de santos. Si andando por las calles se encontraba a la humanidad dolorida, la confortaba y socorría con la caridad exquisita de una palabra prudente, y humana a la vez, mientras prefería recoger a la juventud en el Oratorio, su verdadera invención. Con genio creador, hizo de él un lugar de encuentro gozoso, un ejercicio de formación y un centro de irradiación del arte.

(Extracto de la carta de Juan Pablo II a los Oratorianos en el IV Centenario de la muerte de San Felipe Neri. Cd. del Vaticano, a 7 de Octubre de 1994)

 

Para saber más visita: http://www.oratorio.org.mx/