Unidad Educativa "San Felipe Neri" - Portal Administrativo-Educativo Unidad Educativa "San Felipe Neri" - Portal Educativo

 

   
::Orígenes
::P. Emilio Moscoso, S.J.
::San Felipe Neri
::Capilla del Colegio
::La Madre Dolorosa
::La Basílica
::Fechas Importantes

La Dolorosa del Colegio


Contexto Histórico del Milagro del 20 de Abril

Este 20 de abril se cumplirá un año más del Milagro de la Virgen Dolorosa, del 20 de abril de 1906. Antes de recordar este hecho providencial y maravilloso, es importante señalar algunos hechos históricos que de alguna manera describen el contexto religioso y político de la época.

Desde su independencia, el Ecuador había conservado hondamente la fe recibida de España, y tan arraigada en la vida del País. Pero en Europa y por consiguiente en América, los movimientos del siglo 18, con sus Librepensadores y Enciclopedistas, y la exaltación revolucionaria de la Razón daría como fruto un sectarismo liberal anti-cristiano y anti-eclesial. A todos los países latinoamericanos iban llegando estos movimientos como una verdadera marea. También en Ecuador, tras el asesinato de García Moreno irrumpe el liberalismo no solo laico sino ateo y anticlerical.

El inicio de todo fue el año 1895. Una minoría de liberales europeizantes y las masas incultas siempre manejadas, van a imponerse al País, a la cultura cristiana, a la religiosidad del pueblo, a la educación católica de la juventud. La bandera la levanta el proclamado General Eloy Alfaro, y todo su equipo. Desde ese momento los acontecimientos se suceden sin interrupción.


En 1895, los soldados del Coronel Hidalgo y de Medardo Alfaro ocupan parte del Colegio San Gabriel. Asalto al Palacio Arzobispal e intento de asalto a los Jesuitas. Se levanta un motín pidiendo la expulsión de los de los religiosos extranjeros; encarcelan a los redactores del periódico "La Ley".

El año 1896 se propone en la Cámara de Diputados la expulsión de la Compañía de Jesús, aunque no obtienen los votos necesarios. Se decreta la separación de la Iglesia y del Estado, con sujeción de lo eclesiástico a lo civil; se ha de decretar la supresión de los conventos y monasterios, "que no son sino focos de infección". Se prohíbe el establecimiento de nuevas Ordenes Religiosas.

El 4 de Mayo de 1897 ocurre el asalto por las tropas liberales al Colegio San Felipe de los Jesuitas, aquí en Riobamba, con la profanación de la Iglesia y del Sagrario, el asesinato del Rector, P. Emilio Moscoso, la prisión de todos los jesuitas, y el pillaje y destrucción del Colegio.

El 24 de Enero de 1899, el Vice-Presidente intima a los jesuitas a salir del país, hacia el norte, antes de las 10 de la noche de aquel día. Ante una imponente manifestación de la gente, protestando por esa arbitrariedad, el gobierno retira la orden, y hasta pide a los Padres Jesuitas que salgan por las calles a pacificar a la población. Efectivamente, salen los padres Faura y Proaño para tranquilizar al pueblo.

En 1900 se suprime la enseñanza religiosa en los Colegios Fiscales; se restringe la libertad de enseñanza; se niega a los colegios católicos, recibir exámenes y conferir títulos académicos; se niega toda subvención fiscal a los colegios privados.

En 1902: Decreto introduciendo el matrimonio civil y el divorcio.

En 1904: Ley prohibiendo el ingreso en el país de nuevas Ordenes Religiosas. Se suprimen los noviciados de las Ordenes contemplativas. Sólo ecuatorianos de nacimiento podrán ejercer cargos eclesiásticos. Prohibición a los religiosos de administrar sus bienes: lo harán por administradores o procuradores aprobados por el Estado. El Ministro de Cultos lanza la consigna: "Independientes de España, independicémonos de Roma". Y se modifica la Ley Constitucional, suprimiendo la Religión Católica como oficial, en la Nación.

En 1905 son expulsados los Padres Redentoristas de Riobamba.

1906 es el año del milagro. El movimiento revolucionario depone al Presidente Lizardo García y eleva de nuevo, como Jefe Supremo, a Eloy Alfaro. La Asamblea Nacional proclama el laicismo, que era lo mismo que anticlericalismo. La Iglesia es despojada de su personería jurídica. Se promueve un motín contra los hermanos de las Escuelas Cristianas; confirman la expulsión de los Salesianos y los Capuchinos. Un grupo invade el palacio Arzobispal y maltrata al anciano Obispo Gonzáles Calisto. El Gobierno decreta sanciones contra los que prediquen señalando los fallos del Poder público y la Constitución laica.

Eloy Alfaro pierde su mandato en 1911, y le sucede Emilio Estrada, quien el mismo año es reemplazado por Freile Zaldumbide. Alfaro vuelve a conspirar con sus revolucionarios; pero esta vez es derrotado, y con los suyos cae en manos de sus opositores. Son llevados a la capital para ser juzgados, pero una turba del populacho llena de furor asalta la cárcel, arrebata y acribilla a los presos, arrastra sus cuerpos por la ciudad hasta el Ejido, en donde prende fuego a los cadáveres en una salvaje orgía.

 

El Milagro del 20 de Abril de 1906

Era la noche del 20 de Abril de 1906. El Colegio San Gabriel estaba de vacaciones y solo se hallaban en él los alumnos internos que ese día habían realizado una excursión acompañados por el H. Alberdi, su Inspector. Se encontraban en el comedor para la cena y conversaban animadamente. Era aproximadamente las 8 p.m.

Al lado derecho del comedor pendía de la pared un cuadro con una hermosa oleografía de la Santísima Virgen de los Dolores. 

Muy cerca de la imagen de la Santísima Virgen estaba la mesa de los alumnos menores : Jaime Chávez, Carlos Herrmann y Pedro Donoso. 

También ellos, como los demás alumnos comentaban los sucesos del terremoto de San Francisco de California. Carlos Herrmann viendo el cuadro de la Virgen en la pared comentaba cómo esas siete espadas que la Virgen tenía clavadas en el corazón eran por nuestros pecados. 

Al principio no notó nada extraordinario, sólo unos cinco minutos después observó que se "movían los párpados" de la Sagrada imagen. En un primer momento creyó que fue imaginación , pero al instante su compañero Jaime Chávez que también estaba mirando al cuadro, lleno de espanto y tapándose los ojos con la mano dice: "ve a la Virgen" y los dos se quedaron atónitos al ver que la imagen de la Santísima Virgen abría y cerraba los ojos, expresivamente como si tuviera vida.

"Le ví que la Virgen empezaba a torcer los ojos cómo las que están agonizantes" se expresa el niño Jaime Chávez al dar su testimonio y Carlos Herrmann dice: "...le vi, y mueve los párpados...". 

Sobrecogidos los niños ante tal inesperado como extraño fenómeno, y viendo que la Sagrada imagen continuaba abriendo sus ojos, el niño Jaime Chávez invita a su compañero Carlos Herrmann a rezar un Padre Nuestro y una Ave María. Se ponen de rodillas y rezan; luego vuelven asentarse pero sin apartar los ojos de la imagen. Inmediatamente Carlos Herrmann acude a buscar a su compañero de mesa, Pedro Donoso, que estaba hablando con su hermano mayor en otra mesa y le dice: "...Ven y verás esta cosa chusca", y que como Pedro no hiciera caso, le insiste por tres veces hasta lograr llevárselo consigo. 

El Padre Roesch dice: "En un principio sí creí que era ilusión y después de haberlo visto me retiré si dar crédito todavía, instado de nuevo por el Hermano Alberdi regresé e me constó el parpadeo con tanta clariad que me dió la sensación de escalofrío". 

Todos entre incrédulos y burlones al principio no pudieron menos que aceptar la evidencia del hecho y su experiencia personal.

El San Felipe y La Madre Dolorosa

Al tiempo que se verifico el milagro del 20 de Abril de 1906 en el Colegio "San Gabriel" se hallaron tres imágenes iguales: la que estaba en el comedor de los alumnos y en la que tuvo lugar el milagro, otra que se hallaba en la ropería del colegio y una tercera que se encontró todavía enrollada en el aposento del Padre Rector.

Respecto a la imagen que se hallaba en la ropería de la comunidad, la tomó para su veneración personal el P. Rector Andrés Machado, quien, al ser designado Obispo de la Diócesis de Riobamba, el 16 de Febrero de 1908, la llevó consigo por concesión especial del Superior de la Misión.

Monseñor Machado la cedió después al Colegio "San Felipe Neri" de Riobamba donde es venerada por las generaciones de alumnos y ex-alumnos y por la ciudad, con fervor análogo al que se profesa en Quito a la imagen del milagro.